jueves, 11 de marzo de 2010

imperativo meteorológico

Pues sí, lo adivinásteis. Por imperativo metereológico (que llueve que te cagas) el abuelo y yo decidimos repetir el pasado sábado el programa que antaño dedicamos a la música que uno debe escuchar en los días de lluvia recurrente. No os avisamos para daros la sorpresa. Je je. Somos así de traviesos.